Funcionarios de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzarán hoy en Atenas las negociaciones con las autoridades griegas sobre las condiciones de política económica que deberán cumplir para beneficiarse del mecanismo conjunto de ayuda financiera aprobado por el FMI y los países de la eurozona.
Las negociaciones, consideradas el primer paso para activar esta ayuda, debían haber comenzado el lunes pero se retrasaron debido a la cancelación de vuelos provocada por la nube de ceniza volcánica procedente de Islandia. El retraso ha disparado a máximos históricos la prima de riesgo de la deuda griega.

"Normalmente, las negociaciones para la redacción del programa de ayuda macroeconómica empezarán mañana", dijo ayer el portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión, Amadeu Altafaj, que eludió comentar la evolución negativa de la deuda griega en los mercados. Algunos funcionarios del FMI se encuentran ya en Atenas, explicó.

"Estamos cumpliendo la tarea que se nos ha encomendado junto con el FMI, el BCE y las autoridades griegas para estar preparados, si se nos pide y se considera necesario, para prestar asistencia financiera a través del mecanismo conjunto que se ha acordado", insistió el portavoz. El mecanismo incluye préstamos bilaterales de los países de la eurozona por valor de 30.000 millones de euros en 2010 a un interés del 5% y una aportación adicional del FMI que podría ascender a 15.000 millones, aunque todavía no se ha confirmado la cifra.

Altafaj explicó que las negociaciones para redactar un programa de ayuda macroeconómica de este tipo duran "entre dos y tres semanas", pero resaltó que buena parte del trabajo de evaluación conjunto entre la Comisión y el Fondo sobre el estado de la economía griega y las medidas necesarias para reducir el déficit ya se ha llevado a cabo. Y ambas instituciones consideran que las medidas de ajuste adoptadas por Atenas para 2010 son suficientes.

En todo caso, el portavoz aseguró que las negociaciones "no están ligadas a ningún calendario electoral de ningún tipo" al ser preguntado por la posibilidad de que la activación del mecanismo se aplace hasta que se celebren las elecciones regionales en Renania del norte Westfalia, previstas para principios de mayo, lo que facilitaría una decisión positiva por parte de Alemania.

Al ser preguntado por las informaciones atribuidas al presidente del Bundesbank, Axel Weber, de que la ayuda a Grecia podría llegar a los 80.000 millones de euros durante los tres años en los que estará activo el mecanismo de rescate (entre 2010 y 2012), el portavoz insistió en que la ayuda posterior a 2010 no se ha calculado porque "es muy difícil estimar las necesidades de financiación del Gobierno griego".