La Comisión Europea aprobó hoy la ampliación de seis meses para el plan español de garantías para las instituciones de crédito, al considerar que no contraviene la legislación comunitaria y que supone una respuesta "adecuada" a las serias dificultades de la economía españolas. El presupuesto total del sistema español fue de 100.000 millones de euros, ampliables hasta 200.000 millones si las condiciones del mercado así lo exigen. La garantía del Estado cubre, a cambio de una remuneración, la emisión de pagarés, bonos y obligaciones admitidos en el mercado secundario oficial en España. Las medidas de este plan fueron aprobadas inicialmente en diciembre de 2008 y ahora el Ejecutivo comunitario considera que su ampliación está en línea con su comunicación sobre ayudas de Estado adoptada para superar la crisis financiera.