La Comisión Europea ha pedido este jueves a Grecia más esfuerzos para combatir la evasión fiscal por parte de los más ricos y las grandes empresas, mientras que tiende la mano a Portugal y le concede manga ancha para que implemente las reformas.

El Gobierno de Atenas recuperó el año pasado 946 millones de euros en impuestos atrasados, muy por encima del objetivo inicial de 400 millones, aunque los impagos pendientes ascienden a 8.000 millones de euros, según el informe trimestral de los expertos de Bruselas que asesoran a Grecia en las reformas exigidas por la UE.

Europa está listo para apoyar a Portugal con el fin de que ponga en marcha las reformas económicas necesarias, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn. Para mí, la solidaridad de los socios europeos está concediendo a Portugal tiempo para implementar las reformas, expresó en el parlamento europeo tras ser preguntado si el país necesita más financiación después del rescate de 78.000 millones de euros.