Los equipos jurídicos contratados por Repsol están analizando si la operación conjunta de Sacyr y Pemex podría frenarse a través de la CNE o la CNMV.

El ex presidente del Gobierno Felipe González aseguró que no le gusta el acuerdo entre Pemex y Sacyr para sindicar los derechos de voto de ambos en Repsol ya que entiende que la españolidad de la petrolera "no está garantizada".

Quien también quiso dejar clara su posición fue el Gobierno argentino que recordó que posee una "acción de oro" con capacidad de veto en la petrolera YPF, filial argentina de Repsol.

La Caixa, socio de referencia de Repsol, respaldará al actual equipo directivo de la petrolera y para "oponerse a cualquier plan de Sacyr-Pemex de intentar dar un vuelco en la cúpula y controlar el poder ejecutivo de la compañía", según recoge el diario El País.