El presidente de Repsol y del Club Español de la Energía, Antonio Brufau, alertó hoy de que el parón de las inversiones en el sector energético por la crisis general provocará "un cuello de botella" cuando se reactive la economía y vuelva a aumentar la demanda, lo que se traducirá en una "presión al alza" de los precios en el medio-largo plazo. En la inauguración del IV Foro Euromediterráneo de la Energía, que se celebra en Barcelona, Brufau argumentó que "aunque la demanda no creciese, para mantener la producción actual de petróleo harían falta cuatro millones de barriles de nuevos yacimientos al año" por el agotamiento de los actuales. Sin embargo, ahora se constata que "se ha retrasado la explotación de nuevos yacimientos y se ha reducido la exploración por la disminución de la inversión", ya que la liquidez disponible debe destinarse a "resolver necesidades económicas más perentorias" en el contexto de restricción crediticia, expuso.