El primer ministro británico, Gordon Brown, admitió hoy que las negociaciones para alcanzar un acuerdo en la cumbre del G20 "no serán fáciles", pero añadió que los líderes "tendremos que tomar mañana decisiones" y "eso es lo que haremos". En una rueda de prensa conjunta con el presidente de EEUU, Barack Obama, en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Brown dijo que los problemas globales requieren "soluciones globales". "No nos podemos permitir una cumbre de mínimo denominador común", agregó el jefe del Gobierno británico. "Estamos a pocas horas de alcanzar un plan de recuperación y de reforma económica", resaltó.