El consejero delegado de British Airways (BA), Willie Walsh, ha pedido hoy perdón por los problemas sufridos durante los primeros días de funcionamiento de la Terminal 5 (T5) de Heathrow y ha abogado por restaurar su reputación y ampliar su capacidad para poder competir con el resto de grandes aeropuertos europeos. "La apertura fue un día triste para BA. Hicimos cosas mal y defraudamos a la gente, por lo que pido perdón de nuevo", ha afirmado hoy Walsh en una conferencia durante el encuentro anual del Instituto de Directivos del Reino Unido.