La mayor compañía británica de energía nuclear redujo su beneficio en el último ejercicio fiscal. En este periodo obtuvo un beneficio de 335 millones de libras, unos 420 millones de euros, desde los 465 millones de libras del año anterior. Los ingresos cayeron un 7%, hasta los 2.800 millones de libras. La publicación de resultados se produce en la recta final de la puja desatada por su control, y que tiene a la francesa EDF como uno de los candidatos favoritos para la compra.