El Instituto Brasileño de Siderurgia (IBS) mejoró hoy su previsión de ventas de acero en el mercado interno en 2008 por el buen resultado del primer trimestre, pero redujo la del mercado exterior por el frenazo de las exportaciones. La patronal de las empresas siderúrgicas brasileñas elevó hasta los 23,2 millones de toneladas el cálculo del consumo interno para este año, lo que supone un crecimiento del 13,1% con respecto a 2007 y 2,4 puntos más que en su última previsión.