El beneficio neto de BP cayó un 29% en el tercer trimestre debido a la caída de los precios del gas natural y de los beneficios de refino. En concreto, el beneficio neto cayó de 6.230 a 4.410 millones de dólares y excluyendo extraordinarios, batiendo las previsiones de los analistas.