El grupo petrolero británico BP obtuvo un beneficio neto de 4.868 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un retroceso del 57,7% respecto al mismo periodo de 2008, informó hoy la empresa.

La facturación del grupo registró un descenso del 47,9%, hasta 73.315 millones de euros ante la caída de la demanda, que no muestra demasiados signos de recuperación a largo plazo, por lo que la recuperación será "lenta y prolongada".