BNP Paribas Fortis registró en el primer semestre una pérdida neta de 17 millones de euros, debido a que destinó dinero para hacer frente al esperado incremento de la morosidad en los próximos meses y contabilizó algunos costes de reestructuración en Alemania. La entidad, controlada en un 75% por el banco francés BNP Paribas desde principios de mayo, procede de los activos bancarios belgas del grupo de servicios financieros Fortis que sucumbió a la crisis financiera y fue desmantelado. El 25% restante del banco está en manos del Estado belga. Los ingresos en los seis primeros meses del año alcanzaron los 3.820 millones de euros. La cifra no incluye cargos por intereses.