La junta general de accionistas de Bolsas y Mercados Españoles (BME) aprobó hoy la distribución de un dividendo extraordinario de 31 millones de euros el próximo 14 de mayo, que se distribuirá a razón de 0,372 euros brutos por acción, con un 'pay-out' del 89%, tres puntos por encima de la cifra del pasado ejercicio.
El director general de BME, Javier Hernani, señaló durante la presentación de los resultados que la compañía ha hecho un gran esfuerzo por elevar el 'pay-out' con un resultado inferior a trimestres anteriores.

El dividendo extraordinario, unido a los 50 millones que repartirá como dividendo complementario el próximo 7 de mayo (0,6 euros brutos por acción) y sumado a los 83,3 millones entregados a cuenta de los resultados de 2009 en septiembre y diciembre de 2009, arroja una cifra total de 164 millones de euros (un dividendo total de 1,972 euros por acción).

La rentabilidad por dividendo, tomando como base los precios actuales de la acción, se situaría alrededor del 9%. BME ha distribuido más de 1.000 millones de euros en dividendos desde su creación en 2003.

Respecto a lo resultados, Hernani resaltó que BME ha comenzado el ejercicio 2010 en un tono positivo y ha obtenido un beneficio neto de 36 millones de euros en el primer trimestre, un 8% más que el primer trimestre de 2009 y un 7% superior a los del cuarto trimestre de 2009.

"Es el mejor resultado trimestral de BME de los últimos cinco trimestres", indicó el director financiero, quien subrayó que el mercado de renta variable español está "muy diversificado" y que BME obtiene su ingresos a través de grandes multinacionales, cuyos modelos de negocio están asociados a áreas muy diversas.

LA RENTA VARIABLE Y BME CUMPLEN SU FUNCIÓN.

El director financiero también valoró de manera positiva que las compañías se estén animando a saltar al mercado y recordó que hay muchas que están interesadas en cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Hernani subrayó que el MAB empieza a tener gran interés entre las empresas para mejorar su financiación y que "enriquecerán mucho el mercado". Asimismo, señaló que a pesar de la situación el mercado, la renta variable y BME está cumpliendo su función de ofrecer financiación.

LECCIONES DE LA CRISIS.

El presidente de BME, Antonio Zoido, resaltó durante su intervención en la junta de accionistas que una de las grandes lecciones de la crisis "es que no se puede dar por garantizada la liquidez en los mercados".

Zoido resaltó que la liquidez "es un bien escaso" y que requiere un entorno apropiado para desarrollarse a medio plazo y con necesidades y prioridades que deben de cuidarse para asegurar su existencia.

Asimismo, señaló que la crisis ha propiciado "inevitables movimientos" en la dirección de una mejor regulación financiera y que estos procesos regulatorios pueden ser muy importantes para el desarrollo de los mercados.

A su juicio, estos procesos deben fundamentarse en "la mayor transparencia, en una reducción y mayor control del riesgo, en propiciar mayor información y mejor formación de precios, así como en aumentar la protección de los inversores".

PRÓXIMOS CAMBIOS.


Respecto al cambio de reglamento propuesto por Iberclear sobre OTC (Over the Counter), el director financiero recordó que BME está esperando a que sea aprobado por el Ministerio de Economía y Hacienda, aunque confió en que se produzca en breve.

Respecto a la reforma del sistema de liquidación del sistema español, Hernani señaló que sigue su curso y que BME sigue participando "de forma constante" con el objetivo de que haya un documento maestro para finales de año con el contenido de la reforma.