El holding Bolsas y Mercados Españoles (BME), que gestiona las cuatro bolsas españolas -Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia-, ha cerrado el primer semestre con un beneficio neto atribuido de 102,97 millones de euros, lo que supone un aumento del 66,12 por ciento respecto al mismo periodo del 2006. Estos resultados se apoyan en el crecimiento de los ingresos hasta 191,2 millones de euros, el 38,9 por ciento más, y al control de costes, que han subido el 0,4 por ciento.
Estos resultados de BME, un año después de su salida a bolsa, están en línea con lo previsto por los analistas. La unidad de negocio de renta variable, con un crecimiento de un 60,9 por ciento en el volumen de contratación, lidera esta subida, seguida de la de liquidación de Bolsas y Mercados, que integra, desde este mes, el selectivo Ibex-35.