Best Buy, la mayor cadena estadounidense de electrónica de consumo, obtuvo un beneficio neto de 1.003 millones de dólares (736 millones de euros) al cierre de su ejercicio fiscal 2008/09, que concluyó el pasado 28 de febrero, lo que supone un descenso del 28,7% respecto al ejercicio precedente, informó hoy la empresa. La compañía de Minneapolis registró un incremento de las ventas del 12,5%, hasta los 45.015 millones de dólares (33.029 millones de euros) y precisó que sus resultados se vieron afectados por las cargas vinculadas a la reestructuración de la empresa.