El banco central estadounidense (Fed) observa un alto grado de incertidumbre en las perspectivas económicas del país y le preocupa que las presiones en los mercados financieros puedan provocar problemas más amplios, según su presidente, Ben Bernanke. En un discurso ante empresarios en Charlotte, Carolina del Norte (este), Bernanke dijo que los encargados de las políticas económicas se mantenían cuidadosamente estudiando la información financiera 'desigual', con un sector inmobiliario deprimido, mercado laboral fuerte y gastos de los consumidores 'en el lado bajo'. Bernanke indicó que las perspectivas de la Reserva Federal estadounidense han sido 'afectadas de forma importante en el último mes por la renovada turbulencia en los mercados financieros'.
Esa turbulencia ha 'revertido parcialmente' las mejorías del mercado en septiembre y octubre y creó condiciones financieras más ajustadas que tienen el 'potencial de imponer limitaciones adicionales en la actividad del mercado inmobiliario y otros sectores sensibles al crédito'. Bernanke admitió que el crecimiento económico estadounidense, que se mantuvo robusto en el tercer trimestre, debería desacelerarse 'significativamente' en el cuarto trimestre. Dijo además que la Fed, cuyo comité de política monetaria se reúne el 11 de diciembre, pondrá 'especial atención' a cómo las presiones del mercado financiero impacten el resto de la economía y tendrá que ser 'excepcionalmente alerta y flexible' para enfrentar la inusual incertidumbre económica.