El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, aseguró hoy que los dos gigantes hipotecarios Freddie Mac y Fannie Mae, cuyas turbulencias financieras han obligado al Gobierno de EEUU a intervenir, "no están en peligro". El titular del banco central estadounidense hizo esta afirmación en el segundo día su comparecencia semestral ante el Congreso, donde informó a los legisladores de la situación económica del país.
Freddie Mac y Fannie Mae "disponen de suficiente capital", subrayó Bernanke, quien destacó que la desconfianza del mercado "tiene su impacto" en las dos empresas y les dificulta conseguir fondos para sus operaciones. Las dos empresas patrocinadas por el Gobierno de EEUU, tienen en su haber o han garantizado hipotecas por valor de 5,3 billones de dólares, prácticamente la mitad del mercado, y ante el temor de un un colapso en sus operaciones, la Administración Bush se ofreció el domingo a ayudarlas con inyecciones de capital si fuera necesario. La maniobra del Gobierno, ideada por el Departamento del Tesoro y la Fed, proporcionaría a las dos sociedades en caso de emergencia acceso temporal a créditos para aumentar su liquidez. El plan de rescate de la Administración ha generado un debate en el Congreso sobre la conveniencia de una intervención estatal en el sector privado, pero la Fed considera que ciertas condiciones del mercado justifican una actuación temporal del Gobierno para evitar que todo el sistema financiero y la economía en general colapsen.