El demandante, un inversor de Berkshire, les ha demandado por las adquisiciones que hizo David Sokol en Lubrizol.


El inversor, Mason Kirby, que ha decidido demandar por los daños ocasionados a la compañía, sostiene que Sokol, también acusado, perjudicó a Berkshire tras comprar éste acciones de Lubrizol y, más tarde, recomendar a Buffett que invirtiera en esta empresa.

“Sokol sabía que era muy probable que Buffet tuviera en cuenta su recomendación” ha dicho Kirby. “Como resultado de un comportamiento poco ético de Sokol, Berkshire ha sufrido importantes pérdidas en su reputación, además de otros daños” ha explicado el demandante.

Kirby alega que "Buffet y Sokol trabajaban de forma conjunta y violaron los derechos de los accionistas. Pusieron la empresa en peligro ante una potencial acción adversa de la U.S. Securities and Exchange Commission y una calificación crediticia negativa."