El presidente del BCE ha comentado que comprarán 60.000 millones de euros en bonos respaldados a partir de julio. Los activos comprados se distribuirán a lo largo de la Eurozona. Por otro lado, ha dicho que la autoridad monetaria vigilará el desarrollo de los acontecimientos y que cancelará las medidas tomadas si mejora el crecimiento económico.