Siendo lunes sólo queda esperar que esta semana nos conceda, al menos, una tregua después de conocer los datos concretos de la segunda oleada de la reforma financiera, con Bankia nacionalizada y el spread de deuda que no se apea de los 450 puntos básicos a pesar de los esfuerzos del Gobierno por 'insuflar' transparencia. El Ibex 35, en mínimos de 2009, se plantea como una posible compra para los inversores, aunque nadie se fía de un mercado tan volátil como el español. ¿En qué situación quedan los bancos? ¿Se verán los 7 euros del Santander y BBVA en un año? Y Bankia, ¿está realmente en caída libre contrariamente a la opinión de los broker?

Las dudas levantadas por el sistema financiero son quizás directamente proporcionales a la falta de transparencia que arrojan sus balances. La gran novedad introducida por la reforma financiera aprobada el pasado viernes por el Consejo de Ministros es la relativa a los provisiones para los que son -aún- activos sanos o no problemáticos. El Gobierno obliga a las entidades a provisionar hasta 123.000 millones con un aumento del 7% al 30%, lo que supone unos 30.000 millones más con respecto a las provisiones ya constituidas.

La gran diferencia, decía el ministro de Economía, Luis de Guindos, en rueda de prensa entre “la cartera problemática y la que no lo es, es que en esta última el porcentaje de suelo es menor” (recordamos que el suelo es el problema principal al que se enfrenta la banca). A grandes rasgos, los porcentajes se incrementan del siguiente modo:

Suelo: aumento del 45%, lo que supone una provisión del 52%
Promociones en curso: hasta el 29%
Promociones de viviendas terminadas: se dobla el porcentaje hasta el 14%
Garantía personal y segunda hipoteca: del 7% al 52%
 
Esto hace, que “el esfuerzo de la provisión genérica de la cartera normal” pase del “7% al 30%, con un incremento del 23%”, señalaba De Guindos.

Pero, ¿cuáles son las grandes novedades? De forma muy breve, dos: una adutoría independiente llevada a cabo por dos casas independientes que el Gobierno aún debe decidir y, por otro lado, la subasta de la participación del 100% de BFA con que cuenta el Estado dentro de tres años y lo que dejará, por tanto, en el mercado, el control de Bankia al mejor postor. ¿Quién estará dispuesto? Sería demasiado arriesgado empezar con suposiciones a estas alturas, pero descartada Caixabank, con la que Bankia intentaba bailar hace tan sólo unos meses, existen en principio un par de opciones que pasan por los grandes bancos de este país como posibles compradores o por una disolución del Banco Financiero y de Ahorros. Francisco González, presidente de BBVA, vaticinaba la semana pasada que “en España, en el año 2013, sólo quedarán cinco o seis grandes bancos privados y otras tantas instituciones financieras de tamaño mediano”.


Bancos, ¿barato, barato?
“Muchos bancos están atractivos, con respecto a sus fundamentales, para comprar, pero el problema es que las bolsas se están moviendo en base a un sentimiento de los mercados que es incontrolable”, afirma Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets.

TABLA ÍNDICES BURSÁTILES MUNDIALES (FUENTE: RENTA 4)

Lo que es innegable es el camino de espinas por el que camina el Ibex 35 desde que comenzara el año. Se deja más de un 18%, muy por encima del segundo en la cola, el Athex Composite, con unas pérdidas del 10%. Los analistas de Renta 4, no descartan que el Ibex 35, sin embargo, haya encontrado suelos importantes en los mínimos del año 2009, aunque cuidado porque siempre hay que recordar el comportamiento caprichoso de la renta variable en los últimos tiempos... “Dada la alta volatilidad presente en los suelos, producto de la tensión en el mercado, no debemos descartar la posibilidad de infringir los mínimos del actual rango lateral (en niveles de 6.700 puntos). A pesar de esto diversos datos también muestran la probabilidad de suelo importante en el Ibex 35”, afirman.

GRÁFICO IBEX 35 (FUENTE: RENTA 4)


1.Bankia, caída libre y sin frenos

Viene a contrastar tanto con Santander como con BBVA que en lo que va de 2012 mantienen ganancias de hasta un 5% y pérdidas próximas al -5%, respectivamente, frente a un recorte superior al 25% de la entidad presidida ahora por José Ignacio Goirigolzarri.

Sobra decir que la indignación entre sus accionistas no es algo de la última semana, sino que viene de largo. No obstante, la semana pasada la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) pidió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que suspendiera la cotización de Bankia para evitar una pérdida mayor de valor de sus títulos. Alegan falta de transparencia y exigen que “el mercado conozca a la perfección las intenciones del Gobierno” dentro de la entidad para dejar a sus títulos cotizar. Bankia abre este lunes desde los 2,07 euros después de lo que fuera una semana negra y los analistas técnicos no ven motivos para la esperanza. Lo que sí es cierto es que las casas de análisis -no todas- mantiene el precio objetivo de Bankia muy por encima de su nivel actual puesto que, en principio, no cuentan con los vaivenes propios del corto plazo, sino que basan su análisis en los fundamentales de la compañía. Así, UBS mantiene su criterio de 'neutral' a un P.O. de 2,75 euros/título o Nomura, hasta 3.80 euros, a la espera de una modificación. JP Morgan Chase, no obstante, cambió su recomendación a infraponderar y rebajó su precio objetivo desde 3,35 a 1,70 euros, una rebaja especialmente importante. Y es que aún faltan datos y las especulaciones siguen ahí. Nicolás López, director de Análisis de M&G Valores, cree que el Estado llevará a cabo, además de una inyección de capital, “ampliaciones de capital y conversión de convertibles” dentro de Bankia.

COMPARATIVA BBVA, SANTANDER, BANKINTER y BANKIA (FUENTE: YAHOO FINANCE)



La clave de Bankia es quizás su sostenimiento de manera forzada. “Puede bajar hasta donde lo quieran parar, porque ha entrado en una dinámica de caída libre. En el entorno de 3,60 euros, precio al que salió, era un título muy soportado de forma artificial”, asegura Roberto Moro, analista de Apta Negocios. En esta misma línea, Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse, recomienda no entrar en el título “hasta que recupere 2,45/2,50 euros” puesto que cotiza en mínimos históricos, en toda la 'Historia' que puede tener un valor en sólo 10 meses. Por su parte,  David Galán, director de Bolsa General, señala la serie de “máximos decrecientes” que viene realizando el valor desde su salida a bolsa como señal para no fiarse del valor.

2. BBVA, Santander y Bankinter ¿daño colateral?
Es totalmente discutible el hecho de pensar que las grandes financieras de este país están pagando los derroches de otros, aunque lo cierto es que la sombra de la duda planea sobre todos ellos, exento quizás mayormente Bankinter por su escasa exposición al ladrillo históricamente.

Aún resuenan en nuestras cabezas la pérdida de más de 23.000 millones de euros en bolsa en tan sólo este 2012 por parte de la gran banca. “Por volumen de negocio cada vez se están quedando más pequeños”, asegura Luis Lorenzo, analista de Dif Broker. Los tiempos felices quedan lejos, aunque podrían volver más pronto que tarde. Según Moro, BBVA “volverá en un año” a cotizar en unos 7/10 euros. De hecho, el precio objetivo que el consenso de expertos recogido por FactSet da a Santander se ubica en los 7 euros (potencial de revalorización a 12 meses del 31,42%), y en los 7,30 euros para BBVA (potencial de revalorización a 12 meses del 28,76%). 

“En el corto plazo, la clave está en la superación de 5,42 euros que dará lugar a buscar los 5,72 la próxima semana, 5,75 sería el siguiente nivel y un poco más arriba, la zona de 6 euros”, afirma Lorenzo como condicionante indispensable para empezar a pensar en una recuperación. En el caso del Banco Santander, el analista recomienda entrar a partir de “cualquier caída hacia el soporte de 4,13” lo que daría lugar a un “rebote fuerte”. El cambio de tendencia para la entidad de Botín vendrían con la superación de 5 euros, según Moro.

Así como rebote podría ver pronto Bankinter, cuya caída se ha parado “en el mismo lugar que en los años 2003 y 1999”. La entidad, una de las pocas escasamente afectadas por el ladrillo, se encuentra anticipando “un rebote” posterior al suelo del mercado y se encuentra “cotizando por debajo de la resistencia de 3,5 euros”, afirma el analista.

Dentro de la Zona Premium de Estrategias de Inversión, Luis Francisco Ruiz, apunta dos acusas que harían pensar positivamente acerca de la evolución de BBVA: giro al alza “del oscilador MACD acompañado por divergencias alcistas y un amplio incremento en el volumen de negocio”. Si se dan estos condicionantes, unido a la superación de los 5,40 euros el rebote podría estar ahí.