BBVA obtuvo un beneficio atribuido de 2.882 millones de euros en el primer semestre del año, un 90,8%  más que en el mismo periodo de 2012, cuando la entidad ganó 1.510 millones de euros.

BBVA ha justificado esta mejora de sus resultados semestrales por los ingresos recurrentes y la venta de activos no estratégicos.

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, ha subrayado que la diversificación del Grupo le ha permitido "atravesar una crisis compleja manteniendo la fortaleza y la recurrencia en los ingresos". "Estamos viendo signos de recuperación en la economía española y nuestra capacidad de crecimiento sigue intacta", ha añadido.

El margen bruto de la entidad bajó un 1% en el semestre, hasta los 10.964 millones de euros, mientras que el margen de intereses y el margen neto retrocedieron un 0,5% y un 8,8%, respectivamente, hasta los 7.302 y 5.392 millones de euros.

La tasa de morosidad del banco que preside Francisco González se situó al cierre del primer semestre en el 5,5%, frente al 4% de un año antes y cuatro décimas por encima de la registrada a finales de 2012.

Por áreas de negocio, España aporta al resultado semestral del Grupo 742 millones de euros, la actividad inmobiliaria en España genera una pérdida de 629 millones, Eurasia contribuye con 429 millones, México con 876 millones, América del Sur con 561 millones y Estados Unidos con 213 millones.

El beneficio por acción semestral (BPA) alcanza los 0,51 euros (0,32 en términos ajustados), la rentabilidad sobre activos totales medios (ROA) el 1,06% (0,71% ajustada), la rentabilidad sobre fondos propios (ROE) el 13,2% (8,3% ajustada) y la rentabilidad sobre fondos propios excluyendo  fondos de comercio (ROTE) el 16,4% (10,3% ajustada).