BBVA ha registrado un beneficio neto atribuido de 3.374 millones de euros en el primer trimestre, un 1,1 por ciento superior al de los seis primeros meses de 2006. Sin extraordinarios, el beneficio atribuido del grupo que preside Francisco González ha crecido un 20,4 por ciento, hasta situarse en 2.624 millones de euros.
El margen de intermediación de la entidad ha aumehtado un 13,9% en el primer semestre, hasta 4.613 millones de euros, mientras que el margen básico ha aumentado un 11,8%, hasta 7.343 millones. El margen ordinario ha repuntado un 17% y se ha situado en 9.272 millones y el margen de explotación ha alcanzado los 5.719 millones de euros, lo que supone un incremento del 25% respecto al registrado en el primer semestre de 2006.