BBVA ha reducido en varios puntos de España 673 oficinas en los últimos doce meses. Esta dinámica se enmarca en la necesidad de la compañía de ajustar su presencia física en un momento en el que su dirección está totalmente volcada en la transformación digital de la entidad. Parte de los cierres se deben a su proceso de integración de Catalunya Caixa. 

Según ha publicado el diario Expansión la entidad financiera ha reducido su red en España un 18% en los últimos doce meses. Ha pasado a tener ahora 3.115 oficinas, lo que supone 673 menos que en junio de 2016. Es un ajuste que tiene mucho que ver con la integración de Catalunya Caixa que compró a finales del año 2014.

Recordar que en septiembre del año pasado, la entidad cerró unas 500 oficinas como consecuencia de la integración de CX y la propia gestión de la red. Este año desde enero hasta el pasado mes de junio, esta entidad financiera ha cerrado 188 oficinas, aunque dicha operación se ha llevado a cabo en dos fases. En el mes de febrero cerró 129 sucursales y en mayo 59. BBVA sigue contemplando aún la posibilidad de cerrar 262 oficinas durante todo este año 2017.

Todos estos cierres como justifica la entidad financiera se debe a que los clientes demandan cada vez más herramientas tecnológicas para interactuar a distancia y no tener que acercarse personalmente a dichas sucursales.

Con esta operación, BBVA cae en la tercera posición en el ranking por oficinas en España, ya que la red más extensa la sigue conservando CaixaBank con sus 4.749 oficinas. Tras este queda el Banco Santander que tras integrar las oficinas de Popular ha mantenido su plan de control de costes durante la primera mitad del año y ha reducido un 8% sus oficinas en España, por lo que Santander y Popular suman 4.513 oficinas en la actualidad.