La multinacional alemana Basf  anunció hoy el cierre en agosto de su planta de Styropor en Tarragona, dedicada a la fabricación de poliestireno expansible (EPS), como consecuencia de la difícil coyuntura económica de sus principales mercados. Esta decisión implicará un reajuste de plantilla en su complejo de Tarragona, que afectará 85 personas, el 9% del total de empleados de Basf Española. En un comunicado, el gerente y responsable de las actividades de Basf en España y Portugal, Gerhard Schwarz, aseguró que la decisión de cerrar la planta de Styropor y reajustar las estructuras no ha sido fácil, pero recordó que serán "cruciales" para asegurar futuras actividades en el centro de Tarragona.