Hacer retrospectiva histórica cuando las biografías negras se publican por doquier estaría fuera de lugar para comenzar la semana hablando, nuevamente, de Bankia. La entidad cumplió el pasado viernes un año en la bolsa española, ejercicio en el que se ha desplomado un 83%, regalada a precio de saldo de 0,60 euros y con las preferentes a cuestas dado que del 15% de dudoso cobro, 3.000 de los 5.000 millones corren por cuenta de Goirigolzarri. Pero, ¿cuál es su futuro bursátil? De la “acción muerta” a la revalorización “hasta 1,7 euros en tres años” en las próximas líneas.

El viernes, día en que el Ibex 35 firmó la jornada más negra del año con un desplome del 5,82%, Bankia volvió a su rutina habitual: pérdidas del 11% a la cola del selectivo. ¿Resultado? 61 céntimos/acción. Lo sorprendente fueron los dos días previos, sin duda, entretenidos para los cuidadores del valor que dieron lugar a un “pánico alcista”, según Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de ASINVER, con dos jornadas de repuntes del orden del 14% para hacer rebotar la acción en “la zona mágica” del 0,50. Nada más lejos de la realidad. El rebote debía haber sido utilizado “por aquellos que todavía no hubieran abandonado la acción, salir” en ese momento. Ahora ya es tarde.

Y es que…¿cuánto vale Bankia? “No vale nada”, afirma Enrique Quemada, director de One to One, que recuerda el agujero de 23.000 millones descubierto por la auditora Goldman Sachs en un momento en el que las cuentas elaboradas por la propia entidad eran papel mojado. Llegaron con retraso a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y sin haber sido firmadas por el auditor. Después llegó todo lo demás: entra el Estado, Rato se marcha y vuelta a empezar.

Desde el mes de mayo, los títulos de Bankia se han enrocado en una espiral bajista sin precedentes en su corto año de cotización. Saltaba al parqué “bajo presiones” de todas partes, afirman todos los analistas consultados, en lo que se convirtió “en un asunto de estado” con el solo objetivo de demostrar que “las cajas que salían a cotizar eran viables”, afirma Quemada. El castigo inversor, por tanto, responde a que “lo que había escrito en los libros era mentira”, como asegura Sara Pérez Frutos, directora de Dracon Partners EAFI. Tan mentira que son muchos los que consideran que Bankia saltó al parqué ‘inflada’ incluso haciéndolo a un valor en libros de 0,5x.

POPULAR, BANKINTER, SABADELL  YTD (FUENTE: BLOOMBERG)


Con ella Bankia se lleva a todo el sector de banca mediana. El Banco Popular, principal damnificado, ha perdido en el último año un 60,87% desde los 3,47 euros de 2011 a los 1,37 actuales. A la entidad de Ángel Ron se le suma las posiciones cortas siendo uno de los valores del selectivo más afectados por los bajistas. Viene seguido de Banco Sabadell, con pérdidas del 51,50%, desde los 2,59 euros a los 1,26 actuales; mientras que Bankinter (idéntica situación que la de Popular) se deja un 45,17% de los 4,29 euros a los que cotizaba el 21 de julio de 2011 a los 2,26 euros actuales. “Cualquiera que se haya enterado del agujero de Bankia, inmediatamente se gira al resto de entidades”, afirma Quemada.


Supuesto 1
Pasa por la dilución u ‘Operación acordeón’, según declara el experto de One to One. “Los accionistas se diluyan y el nuevo accionista que mete dinero se queda con toda la empresa. Esto sucede en Bankia donde los accionistas tienen un valor que puede llegar a tener valor negativo y si no lo tiene, es por otras circunstancias.”

Octubre es la fecha de la ampliación de capital prevista por la entidad y la consecuencia directa de la entrada de liquidez proveniente del Estado. Flores asegura que ésta se producirá “con descuento respecto al precio al que en ese momento esté cotizando la acción”. El analista considera que al título aún le queda una desvalorización del 50% hasta los 0,25 euros/título y compara su situación con la vivida por el gigante estadounidense City en el momento en el que declaró su quiebra y solicitó ayuda al Gobierno americano: pasó de costar 400 dólares a 45 y así hasta los 25 dólares actuales. El experto de ASINVER habla de “acción muerta” para los próximos años.

BANKIA YTD (FUENTE: BLOOMBERG)


CITI HISTÓRICO (FUENTE: BLOOMBERG)


En el corto plazo, Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse, se muestra convencido de que el título “se girará a la baja”. Además, afirma que “cuando un valor está subiendo de forma muy vertical es complicado fijar stop, por lo que es complicado entrar.”

Los analistas –y sólo a los gráficos hay que remitirse- recuerdan que los inversores institucionales han ido saliendo, sobre todo, a raíz de la marcha del ex presidente Rodrigo Rato de la entidad. Ahora mismo, Bankia se sostiene principalmente por las compras realizadas por la propia Bankia, BFA y Mapfre y las compras especulativas de los últimos días, “días en los que alguien ha realizado mucho dinero operando en intradía”, comenta Pérez Frutos, se han llevado a cabo por grandes gestoras como Goldman Sachs y Blackrock, según datos internos de Bloomberg.


Supuesto 2
Son pocos, pero aún existe algún atrevido que se atreve a ver una posible esperanza en Bankia. Cabe resaltar, no obstante, que, tal y como recuerdan desde Dracon Partners, el hecho de que Bankia haya sido un mayor ‘fiasco’ que Banca Cívica se debe, en parte, a que saliera a un descuento valor en libros inferior y de ahí que exista mayor recorrido para la caída.

Miguel Méndez, director de Big Deal Capital, ofrece varias opciones:

- Operar a “nivel especulativo adoptando posiciones largas a medio-largo plazo”. El ejemplo llega de Estados Unidos, “estos rescates se han producido en bancos grandes de EEUU y el Estado suele liquidar su participación pasados unos años con grandes ganancias, por lo que podríamos ver una recuperación en Bankia hasta los 1,50-2-2,5 euros en un plazo de 3 y 5 años, aunque podría llegar antes.”

- Para estar seguros, “sólo entraríamos si superara los 0,83-0,85 euros, con stop por debajo de 0,72-0,73. Sólo destinaríamos el 1% de nuestra cartera, porque podemos perder el 20%.”

 
Veremos que sucede esta semana con las dudas sobre España presionando porque los cuidadores de Bankia tienen tanto trabajo que ya el viernes tiraron la toalla.