La matriz de Bankia - Banco Financiero y de Ahorros- , el famoso banco malo, se queda con el ladrillo, el suelo y las participaciones preferentes vendidas a minoristas.  Con este panorama ¿es una buena opción si sale a bolsa? La comunidad opina.

Esta mañana Expansión ha publicado la noticia...y nuestra comunidad se ha hecho eco. El Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, asume "los inmuebles de peor calidad (suelos) y créditos para la compra de terrenos en situación de impago o debilidades". Un activo que contará con un respaldo de 74 millones de deuda por 22.500 millones de euros.

El diario además admite que en el marco del proceso de segregación, BFA "se quedará con una veintena de colocaciones de participaciones preferentes de las siete cajas de fusión". La más voluminosa- prosigue- es la emisión de preferentes de 3.000 millones de euros que Caja Madrid vendió a través de su red el verano de 2009.

Una noticia que no ha pasado desapercibida para los usuarios de nuestra comunidad que ponen en duda la fortaleza de un banco que defiende su salida a bolsa. "Si bankia fuera una mina de oro, no la sacarían a bolsa, tan sólo es para sobrevivir". E incluso admiten que será dentro de un año cuando compren acciones "cuando el valor haya caído un 30%". Vea el informe al completo, pinchando aquí

Esta misma semana, Rubén Manso, inspector de entidades de crédito del Banco de España nos explicó cuáles eran las diferencias entre el banco bueno y el banco malo.  Este experto admitía que "la estructura que ha diseñado el Grupo Bankia-BFA es curiosa. (...). Las cajas acogidas al acuerdo han transferido todos sus activos a BFA, quedando como accionistas del mismo. A su vez BFA ha transferido sus mejores activos a Bankia, quedando el primero como accionista del segundo. Así el banco malo (BFA) es accionista del banco bueno (Bankia). Ahora Bankia puede endeudarse sin que sus acreedores teman que de la liquidación de los activos de éste no puedan allegarse recursos para pagarles, lo que reduce el coste de financiación de Bankia". Los acreedores de BFA corren un gran riesgo pues sus activos, salvo su participación en Bankia, son de escasísima calidad, pero el gran acreedor de BFA es el FROB.