Banesto registró un beneficio neto atribuible de 211,54 millones de euros durante el primer trimestre, lo que supone un aumento del 0,3% respecto al obtenido en el mismo periodo del ejercicio anterior, informó hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
A pesar de haber continuado la "debilidad" económica, la entidad destacó que obtuvo unos resultados "de calidad", con unos ingresos de 70 millones de plusvalías por la venta de oficinas, que dotaron a provisiones adicionales para activos adquiridos a promotores hasta alcanzar un nivel del 30%.

Asimismo, el banco realizó provisiones para la cobertura de inmuebles por 91 millones de euros, fortaleciendo la situación patrimonial del banco, y alcanzó unas dotaciones para insolvencias de 88,6 millones de euros, un 11,2% más que en el mismo periodo de 2009.

A cierre del primer trimestre de 2010, la morosidad se situó en el 3,12%, frente al 1,97% del mismo periodo del año anterior, y del 2,94% a finales de 2009, con una cobertura con provisiones del 61%.

Deducida la previsión de impuestos, el beneficio neto atribuible al grupo, antes de resultados y saneamientos extraordinarios fue de 226,2 millones, un 0,6% más.

El margen de intereses alcanzó los 428,54 millones, un 2,4% más, mientras que el margen bruto fue de 636,17 millones, un 1,7% más, y el neto de explotación alcanzó 388,21 millones, con una mejora del 3,1%.

Las comisiones netas supusieron 156,3 millones de euros, un 2% más que las obtenidas en igual periodo de 2009. Esta variación fue el resultado de una bajada del 5,3% en las comisiones de fondos de inversión y pensiones gestionadas, y de un avance del 3,5% en las comisiones de servicios y seguros.

Los resultados de operaciones financieras, sustentados una vez más en la distribución de productos de tesorería a clientes, crecieron hasta los 43,2 millones de euros. Por áreas de negocio, la banca doméstica (comercial y corporativa), que supone el 90% del margen bruto del grupo, tuvo unos ingresos de 572,9 millones de euros, con un crecimiento del 1,1%.

Los gastos generales y amortizaciones fueron "otra de las palancas" de los resultados del banco, con un total de 248 millones de euros, un 0,3% menos que en el primer trimestre de 2009, variación que, unida al aumento de los ingresos, se tradujo en una nueva mejora en el ratio de eficiencia, que se situó en el 38,8% frente al 40,3%, registrado hace doce meses.

CONTINÚAN DESCENDIENDO LOS CRÉDITOS

En el primer trimestre de 2010, el banco explicó que continuó la menor demanda del crédito en el mercado pero que mantuvo su política de crecimiento selectivo y cerró el trimestre con una inversión crediticia de 75.852 millones de euros, un 2,1% menos que al cierre del primer trimestre de 2009.

Los recursos de clientes del sector privado al 31 de marzo de 2010 ascendían a 58.809 millones de euros, un 3,8% más que los registrados en marzo de 2009. Los fondos gestionados fuera de balance ascendían a 10.716 millones de euros, un 8,8% más que el año anterior, y las cuentas corrientes, que suponen 16.860 millones de euros, tuvieron un aumento interanual del 12,1%.

El nivel de capitalización del banco siguió muy por encima de los mínimos exigidos, con un exceso de más de 2.300 millones. Al cierre del primer trimestre de 2010 el Ratio BIS II era del 11,49%, con un Tier I del 8,97%.