El Grupo Banco Popular ha consegudio en los primeros nueve meses del año un beneficio atribuido de 929 millones de euros, lo que supone un incremento del 15% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Este resultado se consiguió gracias al aumento del 12,7% en el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario-, mientras que los créditos a la clientela crecieron el 17,6% y los hipotecarios continúan desacelerándose al aumentar el 12,1%, frente al crecimiento del 18,6% de un año antes.