Banco Popular vende a Blackstone Real Estate Partners Europe V (Blackstone) el 51% de su negocio inmobiliario (inmuebles y créditos). La operación se produce tras el proceso de selección competitivo en el que tres compañías internacionales expertas en la gestión de estos activos presentaron ofertas.

El acuerdo se produce después de que la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea diera hoy la autorización a Banco Santander para la adquisición sin restricciones de Banco Popular.

La transacción implica la creación de una sociedad a la que Popular traspasará activos con un valor bruto contable agregado de unos 30.000 millones de euros y el 100% del capital de Aliseda. La valoración de los activos en España (inmuebles, créditos dudosos y activos fiscales, sin incluir Aliseda) es de aproximadamente 10.000 millones de euros, sujeto a cambios en función del volumen de activos remanente a la fecha del cierre y de la integración de Aliseda. Esta valoración está en línea con el valor de los activos, incluyendo las provisiones y saneamientos realizados en el balance de Popular tras la compra de Santander, de manera que no genera ni plusvalía ni minusvalía material.

La nueva compañía estará participada en un 51% por Blackstone, que toma así la participación mayoritaria, y un 49% por Banco Popular. La gestión del patrimonio de la sociedad conjunta será asumida por Blackstone conforme al plan de negocio que ha diseñado y cuya ejecución se concretará bajo su dirección. Con el traspaso a la nueva sociedad, Popular desconsolidará de su balance este conjunto de activos. Rodrigo Echenique, presidente de Santander España: “Estamos muy satisfechos con el acuerdo alcanzado con Blackstone. La operación nos permitirá reducir significativamente la exposición inmobiliaria en el balance y seguir consolidando el banco para centrar todos nuestros esfuerzos en la actividad comercial. Es, además, un paso importante para la integración de Popular en Santander y muestra la capacidad de ejecución del Grupo. El interés que ha despertado la operación entre inversores internacionales es una señal inequívoca de confianza en la economía española y damos las gracias a todos los que participaron en el proceso”. John Gray, responsable global de Inmobiliario de Blackstone, afirmó: “Esta importante inversión refleja nuestra confianza en la fuerza de la recuperación económica de España. Estamos encantados de asociarnos con Santander para maximizar el valor de la cartera”.

Se estima que la operación tendrá un impacto positivo en el capital CET1 fully loaded de Grupo Santander de 12 puntos básicos. A ello se suma la recuperación de cinco puntos básicos que se consumían como resultado de la compra del 51% de Aliseda por Banco Popular. Está previsto que la operación, que está sujeta a las autorizaciones correspondientes y los ajustes habituales en este tipo de transacciones, se cierre en el primer trimestre de 2018. Pedro Pablo Villasante, consejero independiente de Banco Popular, ha supervisado el proceso de venta de estos activos. Tal proceso ha contado con el asesoramiento de Morgan Stanley.