Banca Cívica cerró el ejercicio 2011 con un beneficio neto de 183 millones de euros, un 6% inferior al resultado proforma de 2010.

Unas sinergias de costes mejores a las estimadas y unos costes de integración ligeramente inferiores han permitido que la entidad, formada por Caja Navarra, Caja de Burgos, Cajasol y CajaCanarias alcanzara un resultado antes de impuestos –el primero del grupo en su actual composición- un 37% superior al del año 2010.

Las provisiones y los fallidos suman un total de 5.591 millones de euros, un 13% de los activos ponderados por riesgo. Gracias a este nivel de provisiones, Banca Cívica cuenta con una de las coberturas de la morosidad más elevadas del sector financiero español (66%) frente al 47% de los comparables.

La cobertura de los activos adjudicados también ha crecido sustancialmente en el cuarto trimestre y ha pasado desde el 24% de septiembre hasta el 28% actual. En el caso del suelo, esta cobertura es aún mayor y se sitúa en el 38%. De hecho, la licuación de activos es una de las prioridades actuales del banco, que en 2011 se deshizo de 1.235 propiedades adjudicadas por un importe de 190,5 millones de euros.

Por su parte, la morosidad ha disminuido su ritmo de crecimiento en el cuarto trimestre. El riesgo dudoso ha experimentado un aumento de 70 millones de euros en este periodo, hasta los 4.105 millones, lo que supone un ratio de morosidad crediticia del 7,93% y una morosidad total del 6,35%. La morosidad se concentra en los sectores más afectados por la coyuntura actual, como son los riesgos de promoción y construcción inmobiliaria, donde el ratio de morosidad alcanza el 21%. En cambio, la morosidad hipotecaria se mantiene estable en niveles del 3,3%. El saldo hipotecario residencial representa más del 46% del total de la inversión crediticia.

Evolución de la acción
El accionariado del banco está compuesto en su mayoría por las cajas de origen (55%), seguidas de inversores minoristas (24%), inversores mayoristas (19%) y empleados de la entidad. Precisamente, la participación de estos últimos se ha duplicado desde que tuvo lugar la OPS.

Uno de los objetivos principales de Banca Cívica es dotar de valor y de rentabilidad a su acción, que cerró el ejercicio a un precio de 2,28 euros, por lo que continúa cotizando con un descuento muy significativo que implica un atractivo mayor para los inversores. El PER (Price Earning Ratio) -resultante de dividir la cotización por los beneficios- se sitúa en el 6,17 veces, frente a las 15,6 veces de las entidades comparables. Los accionistas del banco han cobrado dos dividendos que suman un total de 0,082 euros por acción.