Según dijo, la posición mantenida por Prodi en su reciente viaje a Madrid ha mejorado el clima para la fusión, que "podrá cerrarse en el tiempo previsto". "No pediremos más autorizaciones", añadió Gros-Pietro. Las negociaciones entre las compañías y el Gobierno italiano acerca de la fusión se celebrarán hasta noviembre y, si se cumplen los plazos previstos, la operación podría quedar cerrada a finales de diciembre o a comienzos de 2007. Los analistas citan la mejora de las inversiones en autopistas como uno de los puntos clave de la negociación.