El presidente de Autostrade, Gian Maria Gros-Pietro, mostró su confianza en que la fusión de su compañía con Abertis se cierre en el plazo previsto, después de la buena disposición mostrada en los últimos días por el Gobierno de Romano Prodi.
Según dijo, la posición mantenida por Prodi en su reciente viaje a Madrid ha mejorado el clima para la fusión, que "podrá cerrarse en el tiempo previsto". "No pediremos más autorizaciones", añadió Gros-Pietro. Las negociaciones entre las compañías y el Gobierno italiano acerca de la fusión se celebrarán hasta noviembre y, si se cumplen los plazos previstos, la operación podría quedar cerrada a finales de diciembre o a comienzos de 2007. Los analistas citan la mejora de las inversiones en autopistas como uno de los puntos clave de la negociación.