AT&T tiene planes de reducir en un 1,5% su fuerza laboral, o el equivalente a 5.000 puestos de trabajo, lo que resultará en un cargo antes de impuestos para el primer trimestre de 374 millones de dólares. Sin embargo, la firma de telecomunicaciones con sede en San Antonio ha señalado que los recortes no mermarán su fuerza laboral general debido a las nuevas contrataciones. "Esto forma parte de nuestras evaluaciones para modernizar la empresa", ha señalado su vocero, Walt Sharp. "Se trata de tener a la gente correcta en el puesto correcto".