La Bolsa de Nueva York abrió sin una dirección definida mientras los inversores estudian detenidamente los deslucidos informes de ventas de cadenas minoristas y se muestran cautos respecto al plan del gobierno para paliar los efectos de la crisis de hipotecas subprime, según agentes. En cuanto a las cadenas minoristas, seguidas muy de cerca por el mercado para ver el impacto sobre los consumidores de la crisis del sector inmobiliario, Wal-Mart Inc anunció unos resultados mejores de lo previsto en noviembre, mientras que Target Corp ofreció una decepcionante previsión para diciembre.
En los primeros minutos de negociación el índice DJIA cotizaba con una leva caída en 13.444,63, mientras que el Nasdaq subía un 0,20% hasta 2.671,68 y el S&P 500 perdía un 0,05% hasta 1.484,32. Hoy se ha conocido también que el número de personas que solicitaron por primera vez prestaciones por desempleo en Estados Unidos bajó en 15.000 hasta 338.000 en la semana del 24 de noviembre al 1 de diciembre, frente a la previsión de 340.000 anticipado por el mercado.