En la sesión del jueves, el grupo constructor volvió a frenarse en la directriz bajista de medio plazo. Es la cuarta vez (también ocurrió en agosto, octubre y diciembre) que el valor ataca esta resistencia, sin éxito.

Esta recta, que a día de hoy pasa por los 19,80 euros, ha quedado claro que se trata de una importante resistencia, y mientras no consiga superarla creemos que es preferible permanecer al margen del valor. Eso sí, si consiguiera cerrar de forma clara por encima de ella, y también del máximo relativo anterior, de los 20 euros que alcanzó a principios de mes, sin duda adoptaríamos posiciones largas ya que estaría confirmando una amplia figura alcista en forma de “doble suelo”.

Por otro lado, esta semana hemos conocido que FCC y OHL se han adjudicado en Canadá el contrato de obras de ampliación del metro de Toronto por un importe de 304 millones de euros. El proyecto, por el que también competía ACS, busca extender el servicio de trenes subterráneos de la ciudad hasta York. Incluye la construcción de los túneles Norte y de la estación Highway 407. En concreto, el contrato supone la construcción de un tramo subterráneo de 4,5 kilómetros de longitud, con tres estaciones intermedias, York University Station, Steeles West Station (esta última no está incluida en el contrato) y Highway 407 Station, además de un área de cocheras.