El empresario luso Américo Amorim, accionista del español Banco Popular, declaró hoy que a pesar de la crisis económica internacional se propone seguir el plan de inversiones porque "no se puede enterrar la cabeza en la arena".

La participación de Amorim en el Banco Popular se eleva a 7,818%.

"Nada es fácil, pero no resulta necesario hacer grandes dramas, tenemos que sobrepasar la tempestad, reaccionar positivamente, no podemos enterrar la cabeza en la arena", dijo Amorim a los periodistas en el Museo del Vino, en la ciudad de Oporto (norte).