El grupo de servicios financieros American Express (AmEx) renunció a su objetivo de aumento del beneficio por acción para este año, a causa de la degradación de la situación económica en Estados Unidos y anunció resultados trimestrales inferiores a las previsiones. Amex anunció además un beneficio neto en descenso de 38% en el segundo trimestre, a 653 millones de dólares, afectado principalmente por un aumento de 600 millones de sus reservas por créditos dudosos. Por acción, el beneficio se situó en 56 centavos, contra los 83 centavos esperados por el mercado.