Banco Santander America Latina

Uno de los rasgos que caracteriza al gigante financiero cántabro frente a otras grandes entidades internacionales es su tamaño y presencia tanto en mercados maduros y como de alto crecimiento. Una diversificación que, en palabras de Ana Botín, presidenta de Banco Santander, “es uno de los elementos que más nos diferencia de nuestros competidores y que nos ha permitido seguir generando crecimiento rentable y predecible, así como un dividendo sostenible a lo largo del ciclo”. 

El cono sur del continente americano representa el 38% del beneficio ordinario del grupo, según los datos del tercer trimestre del año. Y Brasil se mantiene líder en el ranking por países y aporta el 29%. Si se suma México -incluído en el detalle de las cuentas del banco dentro de Norteamérica-, el porcentaje se eleva al 46%. Además, de los 144 millones de clientes a los que la entidad presta servicio -es el mayor banco de Europa y América-, más de 65 millones corresponde a esta zona. De ellos, 7,67 millones son clientes vinculados y 17,17 millones digitales (10,6 y 23 millones si se añade el país azteca).

Con una población de 600 millones de personas, de la que un tercio aún no está bancarizada, y una clase media en constante expansión, esta región es una clara oportunidad y un potente trampolín para el crecimiento a medio plazo del banco. “Es inimaginable pensar en Santander sin Latinoamérica. Forma parte de su pasado, de su presente y su futuro”, aseguraba Rami Aboukhair, consejero delegado de Santander España, en su discurso durante último Foro Latibex. 

 

Imagen que contiene captura de pantalla

Descripción generada automáticamente

Abukair recordaba en este encuentro las dificultades que ha vivido Latinoamérica en el último año, con un crecimiento moderado y cierta inestabilidad debido a la guerra comercial entre EEUU y China -que afecta profundamente a esta parte del mundo- y elecciones presidenciales en 8 países de la zona. Sin embargo, se mostró confiado en que se están sentando las bases de una recuperación sólida. “La niebla de 2019 está comenzando a disiparse. Si a ello añadimos un decidido avance en las reformas estructurales, el desarrollo de la región será imparable”.

En su opinión, “la política monetaria en muchas economías avanzadas –y especialmente en la Eurozona- se ha relajado sensiblemente y la búsqueda de rentabilidad atraerá inversión hacia esta región. Además, niveles de inflación más controlados en la mayoría de los países han permitido bajadas en los tipos de interés, lo que favorecerá el crecimiento en 2020, que podría acercarse al 2%”.

Una de las pruebas más recientes de la confianza del banco en el continente americano ha sido la oferta para aumentar su peso en el capital social de su filial mexicana, donde tras la operación ha elevado su participación al 91,65%, lo que redobla su apuesta. En una reciente visita a México de Ana Botín, el pasado mes de noviembre, la máxima ejecutiva de la entidad no dudó en reafirmar su compromiso con el país: “Vamos a acompañar a México como siempre lo hemos hecho: con nuestra actividad bancaria para impulsar el progreso, y pondremos especial foco en nuestras acciones como Banca Responsable.

Tras su encuentro con el presidente Andrés López Obrador, en el que conversaron entre otros asuntos sobre los proyectos en materia de inclusión financiera, Botín anunció que participará con una línea de financiación de 5.000 millones de dólares en el Programa Nacional de Infraestructuras destinado a impulsar el crecimiento del país. Además, la entidad no cobrará comisiones a las remesas enviadas por mexicanos desde Estados Unidos. “Tenemos gran confianza en México y los mexicanos, y ante la situación compleja global y los propios retos internos, queremos decirles a las autoridades, a nuestros equipos, clientes y a las comunidades: aquí estamos”, señaló.


Imagen que contiene captura de pantalla

Descripción generada automáticamente

También en noviembre la presidenta del Santander viajó a Argentina y se reunió en Buenos Aires con el presidente del país, Mauricio Macri, y el mandatario electo, Alberto Fernández, para reafirmar el compromiso del grupo financiero español con esta nación. “Hemos anunciado un plan de 500 millones de dólares en líneas de crédito para impulsar el negocio de las pymes exportadoras del país, como parte del compromiso de Santander con Argentina”, aseguró Ana Botín en un artículo titulado El compromiso de Santander con Argentina, publicado en su perfil de LinkedIn.

Lo cierto es que el grupo está involucrado en el crecimiento económico y el progreso social de la región, convencido de las grandes oportunidades que ofrece. Pero, además, estos países son la incubadora de algunos de los proyectos más innovadores y de éxito que se exportan al resto de los mercados. Es el caso de Superdigital, la banca sin banco de Santander que nació en Brasil y permite hacer ingresos, sacar dinero o hacer pagos aunque no se disponga de una cuenta corriente.  Esta herramienta se ha convertido ya en el principal canal de servicios financieros para millones de ciudadanos en Latinoamérica. O el nuevo concepto de sucursal, Santander Work Café, una idea de Chile que integra servicios bancarios, cafetería y espacio co-work. En España ya hay cinco oficinas de este tipo y se espera finalizar el año con unas 90-100 en todo el mundo.

También han surgido allí programas para el desarrollo de las comunidades y la inclusión financiera que, junto a otras iniciativas de Banca Responsable, han permitido que el Banco Santander haya sido reconocido como el banco más sostenible del mundo por el Dow Jones Sustainability Index.  Prospera es el mayor programa privado de microcréditos de Brasil y ya ha ayudado al crecimiento de 700.000 pequeños negocios, principalmente microempresas que normalmente no tienen acceso al crédito. Gracias a esta iniciativa, Banco Santander Brasil ha sido incluido por segundo año consecutivo en la lista de la revista Fortune 2019 Change de World que recoge las empresas que más contribuyen a cambiar el mundo. En México, el banco cuenta con Tuiio, que ha atendido las necesidades de más de 70.000 clientes a través de 70 sucursales en más 15 estados. Su impulsora, Norma Castro Reyes, directora ejecutiva de inclusión financiera de Santander México, ha sido reconocida con el premio Leading Women Awards que otorga el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, por su trabajo al frente de este programa.