Tras lanzar un profit warning a principios de julio, Almirall vuelve a enfrentarse al mercado con sus cuentas semestrales, periodo en el que cosechó unos números rojos de 73,1 millones de euros. Si bien, detalla que el resultado neto normalizado sería de 9,2 millones.

Ante el peor comportamiento de lo esperado de su negocio en Estado Unidos, Almirall revisaba a la baja el pasado 10 de julio sus previsiones de ingresos, ventas totales y Ebitda para 2017. Este lunes, pone sobre las mesas sus resultados de los seis primeros meses del año, periodo en el que obtuvo unas pérdidas de 73,1 millones de euros, frente al beneficio de 80,5 millones del mismo periodo de 2016, esto es un 186,6% menos.

El resultado neto normalizado, detalla, sería, no obstante, de 9,2 millones de euros positivos, un 46,1% por debajo de los 55,4 millones alcanzados a cierre de junio del pasado ejercicio.

Por su parte, el Ebitda se ha reducido en un 64,9%, hasta los 58,6 millones de euros, desde los 123,5 millones anteriores.

Vea también: Los medios de comunicación caen a fase de rebote

Mientras, los ingresos han sido de 378,9 millones de euros, frente a los 428,1 millones del primer semestre de 2016, esto es, un 11,5% menos.