La aerolínea italiana ha sufrido unas pérdidas de 135 millones de euros en el primer trimestre, frente a los números rojos de 159 millones registrados entre enero y marzo de 2006. La compañía ha anunciado que cuenta con dinero en caja para continuar con su actividad otros doce meses.