El gobierno de Angela Merkel ha decidido revitalizar en 2012 el fondo de rescate para las entidades financieras alemanas (SoFFin) y elevar su importe.

El fondo de rescate para financieras contará con un importe de hasta 480.000 millones, desde los 360.000 millones con los que contaba al expirar en 2010.

En concreto, esta segunda versión del fondo de rescate bancario de Alemania estará dotado con 80.000 millones de euros en capital y otros 400.000 millones en avales. Según medios alemanes, esta reactivación del SoFFin se produciría en febrero o marzo y permanecería activo hasta finales de 2012.

En esta nueva edición del fondo, el supervisor financiero alemán (BaFin) contará con mayores atribuciones y podrá establecer mayores requisitos de capital a los bancos alemanes, así como solicitar a determinadas entidades que precisen sus planes de capitalización y deja abierta la posibilidad de que las entidades traspasen sus carteras de deuda soberana de países en problemas a una especie de 'banco malo'.