La economía alemana ha luchado por salir de la peor recesión de la posguerra, pero las grandes medidas adoptadas para defenderla del colapso podrían dejarla aún más vulnerable a una eventual recaída el próximo año.