El Índice de Precios al Consumo (IPC) de Alemania subió un 2,4% en noviembre en relación al mismo periodo de 2010, lo que supone una décima menos que en octubre y el segundo mes consecutivo de descensos, según los datos de la Oficina Federal de Estadísticas (Destatis).
La agencia señala que en comparación con el mes anterior los precios se mantuvieron sin cambios y destaca que, pese a esta bajada, el IPC sigue aún "marcadamente por encima" del umbral del 2% establecido por el Banco Central Europeo (BCE).

Según la oficina estadística, la tasa de inflación de noviembre se vio de nuevo determinada por la evolución de los precios de la energía. En términos interanuales, los precios de los productos energéticos aumentaron un 11,1% en general, mientras que el combustible de calefacción subió un 28,5%. Sin tener en cuenta los precios de la energía, la inflación hubiera sido del 1,4%.