La industria automovilística alemana espera mantener este año su producción en un volumen similar al contabilizado en 2009, cuando salieron de las fábricas germanas un total de 4,96 millones de vehículos, lo que supuso una disminución del 10% respecto al ejercicio anterior. Así lo aseguró el presidente de la patronal alemana de la automoción (VDA), Matthias Wissmann, quien se mostró confiado en que la producción pueda mantenerse gracias a las exportaciones a "revividos" mercados de otros países, a pesar de la debilidad del mercado doméstico.