La compañía franco-estadounidense reduce a algo menos de la mitad el resultado negativo del año 2009.
Alcatel-Lucent ha registrado unas pérdidas de 159 millones de euros al cierre del ejercicio de 2010, una mejoría notable si se compara con el dato del año anterior cuando los números rojos doblaban a los actuales por encima de los 320 millones de euros.
 
El beneficio neto ajustado superó también las previsiones de los analistas hasta los 385 millones de euros durante el cuarto trimestre de 2010, superando holgadamente los 85 millones del mismo período del año anterior.
De cara a 2011, el consejero delegado de Alcatel-Lucent. Ben Verwaayen espera “un incremento significativo de la rentabilidad” con lo que se podría alcanzar un margen ajustado operativo superior al 5% de la facturación.