Empezábamos con el pie izquierdo por miedo al conflicto de Ucrania, y a las ventas de Wall Street. Pero al final cierre moderadamente positivo gracias a cierres de cortos de operadores que se van de vacaciones, buen dato de ventas al por menor, rebote del Nasdaq en soportes y comentarios de Draghi favorables a una supuesta QE. Europa no obstante sigue totalmente en lateral. 
  A veces cuando vemos las cifras de soldados víctimas en una guerra no podemos imaginar que una gran parte vienen precisamente de lo que se llama fuego amigo, es decir, de disparos accidentales de las propias tropas contra compañeros, impresionante, más bien espeluznante esta cita que publicaba el diario argentino Clarín hace unos años:
 
"Según estadísticas del Departamento de Defensa de EE.UU. que  suministra algunos datos de esos accidentes, en la Guerra de Corea, por ejemplo, el "fuego amigo" causó el 18 por ciento de las víctimas —fatales y no fatales—, 39 por ciento en Vietnam y hasta 49 por ciento en la primera Guerra del Golfo en 1991."
 
Como vemos, no siempre el enemigo causa las bajas. Y mucho menos en las batallas de hace más tiempo cuando no existían demasiadas medicinas, entonces el enemigo era casi  lo de menos, lo demás además del fuego amigo era la muerte de soldados por enfermedades, vean esta cita de Walter Lederman, que apareció hace 3 años en la "Revista chilena de infectología" y hablando de las víctimas entre los militares en la Guerra de Crimea:
 
(LEDERMANN D., WALTER.  El bacilo de Eberth va a la guerra con la Royal Army. .  Rev. chil. infectol.. [online]. 2003, vol.20 supl. [citado 18 Julio 2006], p.62-64. Disponible en la World Wide Web. ISSN 0716-1018.):
 
"entre abril de 1854 y junio de 1856, la armada inglesa en Oriente tuvo 218.952 hospitalizaciones, en 11% motivadas por heridas en batalla y en 89% por enfermedades contraídas en campaña. Los registros médicos del ejército francés son también elocuentes acerca del rol preponderante de las enfermedades durante este conflicto bélico: participaron 300.900 soldados galos, atendidos por un cuerpo de 82 médicos, muriendo por enfermedad la cuarta parte de estas tropas. Expresado de otra manera, los franceses perdieron 20.000 hombres "por fuego" y 75.000 por enfermedades, fundamentalmente entéricas (no aparece clara la separación entre tifoidea y tifus)"
 
Son los horrores de la guerra. Y tristemente, como en la anécdota, de nuevo Crimea está en candelero, y arrastrando a más partes en conflicto.
Empezábamos con el pie izquierdo por el miedo a la guerra en Ucrania y por el miedo a las agresivas ventas en Wall Street. Pero al final se ha conseguido levantar el vuelo. ¿Las causas?
 
Pues porque mucha gente se va de vacaciones de Semana Santa y ni quiere líos de largos ni de cortos, y se ha cerrado de estos últimos. También porque el Nasdaq puede rebotar en los 4000 psicológicos puntos, un nivel que cuesta mucho de pasar a la primera. Además excelente dato de ventas al por menor en EEUU, buenos resultados de Citi y comentarios de Draghi durante el fin de semana que hacen aumentar las posibilidades de la QE europea.
En cualquier caso, Europa sigue en lateral.
Vamos con la crónica de la sesión al completo.
Se esperaba una apertura bajista en Europa ante el aumento de la tensión en la crisis de Ucrania y las agresivas ventas que siguen sobre Wall Street. Estos eran los factores a considerar:

En primer lugar las ventas agresivas del viernes en EEUU, siguen pesando mucho en el mercado.

Sigue la ola de ventas centrada especialmente en los índices que habían alcanzado sobrevaloraciones propias de burbuja. Tampoco ayudaron los malos resultados de JP Morgan. Nasdaq en 4.000. Sigue...

Otra sesión de duras ventas en Wall Street que sigue en su fase correctiva.

Al final el Dow Jones terminó bajando el 0,9%, el S&P 500 el 1% y el Nasdaq el peor como viene siendo habitual en los últimas días cerró con 1,3% de pérdida.

La semana pasada  ya hablamos de que es vital para el Nasdaq no perder el soporte 1.400, con un gráfico muy deteriorado, y pasando ya a estar por debajo de la nube ichimoku. Pues por primera vez desde febrero cerró por debajo de ese soporte. Pero por muy poco, 3.999,73. Evidentemente eso no es suficiente ni de lejos para darlo por perdido, hay seguirá estando la clave.

Vital ver si aguanta o no la semana que viene. Desde aquí se puede montar un rebote importante, o si cayera un desplome serio.

La biotecnología de nuevo volvió a ser el sector más afectado por la oleada de ventas. El sectorial terminó con una bajada del 2,8%.

Ayer cerró a 2251,53 muy lejos de los máximos históricos del 25 de febrero de este año en 2872,29.




También fue un factor negativo el hecho de que el gigante bancario JP Morgan diera resultados peor de lo esperado. Al final cerró este valor con una caída del 3,7%. En cambio fueron bien recibidos los resultados de Wells Fargo que subió el 0,8%.


En la semana el S&P 500 termina bajando 2,6% y el Nasdaq el 3,1% siendo las peores semanas para ambos desde junio de 2012.



Además de estos problemas en EEUU, seguimos con la crisis en Ucrania y cada vez peor.

Esta noche se ha convocado el consejo de seguridad de la ONU ya que el gobierno de Ucrania ha dado un ultimatum a los prorusos del este de Ucrania que están provocando disturbios.

Los rusos protestaron en el consejo de la ONU pero todas las otras potencias, les acusaron de estar usando la misma táctica que en Crimea, de desastilibilizar.

Mal camino sigue llevando esta crisis.

Por lo demás, y por el lado positivo, las declaraciones de Draghi y del gobierno alemán durante el fin de semana. Ambos se han quejado de la fortaleza del euro, y Draghi dejó claro que podría usar medidas para evitarlo. Esto puede seguir siendo interpretado por el mercado, como que suben las posibilidades de QE y demás.

Por lo demás y desde el punto de vista técnico toda Europa sigue en lateral desde hace meses.

Se elimina parte de la presión negativa de estos días en los mercado en Europa menos en parte de la periferia que sigue en negativo.
 
Recordemos que la previsión más optimista del comportamiento de 2014 es la de una amplia lateralidad mientras dura la reducción de los programas cuantitativos.
 
Como no hemos podido superar los máximos anteriores, lo que nos queda dentro de esta hipótesis de trabajo es un swing bajista buscando la parte inferior, que es donde están los mínimos de marzo. Sin embargo, debemos estar pendientes para ver si se aparecía alguna muestra de interés comprador que coincida con algún rebote intermedio o algún resultado empresarial importante que presente el contrapunto a los que hemos visto, en concreto los malos de JP Morgan. Recordemos que la semana Santan está a la vuelta de la esquina y eso puede provocar cierres de posiciones.

El súper sector peor del día es el de viajes y ocio con un descenso de -1.21% y muy condicionado por un descenso del 3.5% de IAG que está ejecutando a la perfección el gigantesco hombro cabeza hombro que estamos vigilando desde que lo detectamos hace unas semanas y que se está dibujando desde principios de año.

Los recursos básicos es el  mejor del día y uno de los principales puntos de apoyo que tienen no es algo del otro mundo, sino la venta por parte de GlencoreXstrata de los intereses que tienen en un proyecto de cobre en Perú y que se han vendido todos a un consorcio liderado por China. Cierra subiendo +1,9%

En el mercado secundario de deuda, teníamos bajadas generales en toda Europa pero al final la estructura es positiva porque la periferia baja con España al 3,17% e Italia al 3,17% con Alemania subiendo al 1,52%.

Grecia, que ha sido uno de los que mejor comportamiento ha tenido en semanas pasadas, lleva unos días bastante mal, pues está subiendo hasta el 6.24% una vez conseguida la salida al mercado y dañado por los nuevos comentarios de un tercer rescate después del verano.
 
 Dos grandes pilares para que la mañana haya sido mala en Europa:
 
Por un lado el hecho de que las cosas se estén complicando en Ucrania. Los rusos siguen con la misma estrategia que en Crimea, presionar y desestabilizar, para que sean las propias zonas las que pidan la anexión a Rusia. Lo malo es que esta vez, el ejército ucraniano no está por la labor de que pase lo mismo que en Crimea. En medio el suministro de gas, para media Europa occidental.
 El otro gran pilar bajista, es la debilidad de Wall Street.
 Lo que pasa es que estamos en un momento clave. El Nasdaq Composite llega a 4.000. Número redondo y por tanto muy muy psicológico. Ahí se podría montar un rebote muy importante. Todos los ojos están puestos en ese soporte.
 Si cae, desde luego que a correr y mucho.
 Pero todo esto debemos ponerlo en el contexto de que estamos muy cerca de un período muy vacacional. ¿Atacarán alcistas o bajistas en serio con una buena parte pensando que se va de vacaciones en breve?
 
 No podemos descartar que lo que nos espere sea un marraneo de aquí no te espero, en estos días, alrededor de ese nivel, arrastrándonos a dicho marraneo a los demás. Y más si lo de Ucrania sigue así, porque a ver quién es el que se va y se queda largo el miércoles o el jueves en Europa, para no poder operar hasta el martes. Si Ucrania sigue en la misma situación, no creo que haya muchos tan valientes, aunque nunca se sabe, claro.

Como factor positivo no olvidemos que Draghi y algún alemán han hecho declaraciones durante el fin de semana sobre que el euro tan alto favorece la adopción de medidas por parte del BCE. No hay que olvidar que ahora mismo el mercado da pocas posibilidades de QE, y si empezara a darlas por algún motivo, la subida en Europa sería durante meses, de las que no se olvidan. De momento aún no hay suficientes pruebas de que venga esa QE europea y así lo ven los operadores.
 No están fáciles los mercados tampoco hoy. Como muy bien dice, José Luis Martínez Campuzano de Citi en esta cita, son unos mercados rotos:
 Sí, mercados rotos. Esta es la percepción que tenemos muchos del comportamiento de los mercados en lo que llevamos de año. Mercados presionados por el exceso de liquidez y falta de papel "rentable". Pero, en paralelo, inversores ofuscados ante un precio de los activos financieros demasiado elevado. Y que ha subido demasiado rápido. ¿Recuerdan el juego de la patata caliente? Muchos inversores lo ven así: pasar la patata caliente rápido para no quemarse. Como ven, quema el dinero en las manos ante la facilidad con que revalúan los activos de riesgo y queman estos mismos activos ante unos precios sólo sostenibles en unos mercados distorsionados. O si la recuperación económica acaba siendo más fuerte de lo esperado. Pero, incluso en este punto, también hay que temer tanto la propia inestabilidad del mercado como su "normalización" de precios en algunos activos.

 A pesar de todos estos líos, sigo pensando que Europa debería estar mejor que EEUU y dentro de Europa los periféricos tienen más posibilidades que los otros, como puede verse en el dato siguiente.
 Según datos de EPFR Global Data, que calcula flujos de dinero que entra en fondos, en fondos sobre bolsa europea entran 1.000 millones de dólares en la última semana. Italia y España tienen ingresos netos, mientras que Alemania y UK tienen salidas.
 Los futuros en el Globex venían flojos hoy, pero de esto no nos podemos fiar.
 Ya hemos hablado en otras ocasiones, aunque no últimamente, que resulta una peligrosa táctica tomar posiciones en el mercado a la espera de la apertura de Wall Street basándose en las cotizaciones de los futuros de EEUU en el mercado nocturno, ya que los que de verdad tienen que mover el mercado luego, a esa hora están durmiendo, y los que las están tomando somos nosotros mismos, los europeos.
 Esto ha quedado demostrado en un excelente estudio de la web Tickersense.com que ha comprobado desde 1993 a 2008 si había correlación alguna entre estos indicadores de premercado, y efectivamente la hay... pero... negativa, es decir, siguiendo esas indicaciones al revés se habría ganado más que al derecho. La correlación negativa es del 65 %, no excesiva pero si reveladora de que no sirven para acertar la apertura de Wall Street.
 Este estudio nos lleva a una conclusión muy importante y de la que debemos tomar muy buena nota. De media y a largo plazo, la cotización de los futuros en el Globex es una señal muy engañosa, y de hecho se tenderá a abrir más en dirección contraria que en la que están indicando, aunque no lo suficiente como para aconsejarnos una táctica de usarlas al revés. En realidad lo que nos indica este estudio es que es una referencia a la que debemos prestar poca atención.
 
 Pero demos alguna vuelta más a estas ventas agresivas que vemos recientemente en EEUU.
 Interesante el estudio que publicó Bespoke el sábado, que demuestra a mi modo de ver que en esta corrección de Wall Street, los operadores, están haciendo algo muy normal, quitándose de encima lo que está sobrevalorado.
 Bespoke se centra en el Russell 1.000 de medianas compañías, que es uno de los índices que más han subido.
 Desde el inicio de 2013 hasta febrero este índice subió más del 41%.
 Pero si tomamos los 100 valores con el PER más alto, en la mayoría de los casos disparatado, tenemos que subieron un 40% más que el índice de media. El 66,9% frente al 41,4% del índice.
 Hasta el cierre del jueves y contando desde principios de marzo, estos 100 valores con PER más alto habían bajado de media cuatro veces más que el índice.
 En cambio, los 100 que menos PER tienen, y que lo habían hecho peor que el índice durante 2013 y principios de 2014, en ese mismo período correctivo, ni siquiera bajan, están ligeramente en positivo.
 Puede parecer poco relevante esta información, pero demuestra claramente que no estamos, de momento, ante un pánico vendedor, ni unas ventas indiscriminadas. De momento los inversores se limitan a tomar beneficios de valores que estaban inmersos en una burbuja con valoraciones surrealistas, lo cual no tiene nada de raro. Al revés, es bastante bueno este saneamiento. Todo esto claro está, de momento. 
 
El saldo de las instituciones al cierre del viernes cambia de sentido y pasa a ser ligeramente vendedor y la lectura de los movimientos desde mediados de marzo es que parece que las grandes tendencias se han terminado y las que hay en curso son mucho más pequeñas, con grandes períodos de poca claridad de ideas, algo que coincide con la incertidumbre que genera el fin del QE y el calendario tan discutido de la primera subida de tipos.

Los resultados empresariales de hoy en EEUU:

- Citigroup ha presentado resultados de 1.23 dólares, peor de lo esperado que eran 1.26 dólares pero ajustados son 1.3 dólares, por encima de los del año pasado que fueron 1.29 dólares ajustados y sin ajustar 1.23 dólares.

Las ventas han caído un 1% hasta situarse los 20,120 millones de dólares.

Como se esperaba, el rendimiento de su negocio de renta fija ha sido muy débil y ha bajado un 18% interanual y además también otro fuerte descenso en la banca de inversión con unas ventas un 10% inferiores a las del año pasado.

Los datos de Europa de hoy:

- Eurozona:
 
Producción industrial de la EZ de Febrero sube +0,2%, justo lo esperado y desde el +0,2% anterior.

En la interanual sub +1,7%, más de lo esperado que era +1,5%, desde el +1,6% anterior
 
IPC:
 
IPC sube +0,1%, lo esperado, desde el +0,1% anterior. En la interanual tenemos subida de +0,4%, justo lo esperado, desde el +0,4% anterior
 
Los datos de EEUU de hoy:

- Ventas al por menor de marzo en EEUU suben 1,1% la mayor subida desde septiembre de 2012, y cuando se esperaba una subida de 0,8%.
 
Además el dato anterior se revisa de +0,3% a +0,7%.

Si quitamos coches que es lo que más se mira tenemos subida de +0,7% la mayor desde febrero de 2013 y cuando se esperaba +0,5%. El dato del mes anterior se queda igual en +0,3%.

Muy buen dato para una economía donde el consumidor lo es todo, bueno para bolsas y dólar y malo para bonos.
- Inventarios empresariales suben +0,4%, peor de lo esperado que era +0,5% y desde el +0,4% anterior.

No es lo ideal pero suben, por lo que es ligeramente positivo para el mercado, ligeramente negativo para los bonos y ligeramente positivo para el dólar
 
 Como todos los inicios de semana, vamos a ponernos al día en cuanto a diversas estadísticas.

Empecemos por los particulares y su encuesta de sentimiento de la Asociación Americana de Inversores Individuales, que es uno de los instrumentos de sentimiento contrario que más fiabilidad tienen de todos los que se publican y que dan pie incluso a sistemas de trading. 

Éstas son las últimas cifras disponibles:
 
Sentimiento inversores individuales
Opinión
Última semana
Penúltima
Antepenúltima
Alcista
28,50%
35,40%
31,20%
Bajista
34,10%
26,80%
28,60%
Neutrales
37,30%
37,90%
40,20%

Disminuyen los alcistas y aumentan tanto los neutrales como los bajistas. De momento, el mercado duda sobre la dirección a seguir.

No tenemos señal de compra del sistema que se activa cuando la media de 8 semanas queda por debajo de 29, pero nos vamos acercando poco a poco. La última la dio en niveles de S&P 500 de 1.276. Y se vendió en 1.456. Es decir un beneficio de 180 puntos que no está nada mal. Sigue sin dar ningún fallo desde 1.987 en que se publican estas estadísticas.

El Bullish Consensus de Market Vane da una lectura de 58% desde el 62% de la semana pasada. Sus lecturas hay que tomarlas de manera muy diferente a las de la AAII. Hay que tener en cuenta que este indicador de Market Vane está confeccionado mediante consultas no a particulares, sino precisamente a todo lo contrario, a profesionales del sector, es decir, CTA (Commodity Trading Advisors).

Tradicionalmente, de puertas adentro, en el mercado se considera que los CTA suelen estar en el lado correcto y que hay un indicador que miran con interés: el de la media de cuatro semanas. Por encima de 67% se interpreta como fuerte sentimiento alcista, que va menguando a medida que se aleja de ese nivel. La media de cuatro semanas baja a 60,75 desde el 61,75 de la semana pasada. Sigue lejos de dar señal.

Este indicador es uno de los más efectivos que existen para anticipar las tendencias bajistas cuando la media de 4 semanas baja de 50. Tiene un track récord impecable de acertar todos los grandes giros del mercado a la baja, es decir, de anticiparse antes que nadie a las tendencias bajistas, visto desde otro punto de vista, a confirmarlas.

1- Acertaron el crash de 1987 girando a bajistas antes de que pasara.

2- Acertaron el susto de 1998 girando a bajistas en cuanto se empezó a flojear, cuando a mediados de julio de 1998 el Dow Jones cayera de 9.36 la 7 a 7.467, es decir se metió entre pecho y espalda una bajada del 20,2% que hizo mucho daño al que no supo reaccionar a tiempo.

3- Pasaron a bajistas de forma continua desde primeros del 2000, cuando no parecía que vinieran los problemas y ya no pasaron de forma consistente a alcistas hasta que en el 2003 el mercado pasó a alcista.

4- En la crisis de 2007-2008 estuvo largo tiempo por debajo de 50...

5- En la última zona de problemas, entró por debajo de 50.

Sigamos con otros datos.

El porcentaje de volumen que viene de los famosos programas de trading de ultra corto de los 10 principales bancos mundiales y que nadie tiene muy claro cómo lo hacen, aunque cada vez empieza a haber más pistas y que sólo ponen para cuenta propia y a disposición de clientes con grandes fortunas, que fue en la semana anterior del 25,4%, queda en ésta en 29,9%. Hay que recordar que desde hace unos meses usan la trampa de dividir por dos el volumen habitual, por lo que si usáramos el cálculo antiguo, estaríamos hablando que la semana que cerca del 59,8% del total del volumen ha venido de este tipo de programas.

Podemos comprobar que en este tipo de operativas sigue dominando el mercado, creado por y para unas cuantas manos fuertes que hacen lo que les parece en cada momento.

El volumen medio de transacciones de más de 10.000 acciones dentro del NYSE la semana pasada fue de 5.163, menor que los 5.415 de la semana anterior. Los volúmenes han sido muy bajos en estas operaciones disparándose algo el viernes con cerca 7.000. Esto es un apoyo para el mercado simplemente porque los días de ventas tienen volúmenes parecidos a los de semanas anteriores en el rebote desde mínimos de mes.
 
Resumiendo la sesión, empezábamos con el pie izquierdo por miedo al conflicto de Ucrania, y a las ventas de Wall Street. Pero al final cierre moderadamente positivo gracias a cierres de cortos de operadores que se van de vacaciones, buen dato de ventas al por menor, rebote del Nasdaq en soportes y comentarios de Draghi favorables a una supuesta QE. Europa no obstante sigue totalmente en lateral.