La consultora inmobiliaria Aguirre Newman prevé que en 2007 la venta de viviendas caiga el 70% con respecto al año anterior, debido al exceso de oferta y a un estancamiento de la demanda propiciado por el endurecimiento del entorno financiero. En un desayuno informativo, el director general de Negocio de Aguirre Newman, Angel Serrano, matizó que hay que distinguir entre primera residencia, donde las ventas caerán el 50%, y segunda residencia (fundamentalmente la situada en la costa), donde el descenso llegará al 90%.
Serrano explicó que el ajuste gradual del mercado residencial previsto para este año se ha agravado por el impacto global de la crisis hipotecaria en Estados Unidos, que ha restringido y encarecido el crédito, además de haber generado entre la demanda la expectativa de que los precios de la vivienda van a bajar. En consecuencia, además de la caída de las ventas se espera una corrección de la oferta, que se ajustará a una demanda estimada de 450.000 nuevos hogares por año, en tanto que saldrá del mercado la demanda "especulativa" de quienes compraban pisos como inversión y no como vivienda habitual. Aguirre Newman estima que hay alrededor de 700.000 viviendas adquiridas por inversores particulares durante el boom inmobiliario, que podrían ir apareciendo en el mercado. El director de Análisis e Investigación de Mercados de la consultora, Javier García-Nieto, dijo que para 2008 y 2009 prevén que se inicien entre 300.000 y 400.000 viviendas por año, lo que supondría volver a niveles de actividad que no se registraban desde 1997, año en el que se comenzaron 368.000 inmuebles. García-Nieto precisó que esta cifra refleja un "mercado sano", a pesar de que diste mucho del récord de 911.000 viviendas iniciadas en 2006. A su juicio, el exceso de oferta ha provocado en las capitales de provincia un incremento de casi el 50% de los plazos de comercialización, que han pasado de 16,4 a 24,5 meses, si bien en zonas como la Costa del Sol el tiempo que tarda en venderse una vivienda casi se ha duplicado en el último año, al pasar de 19,3 a 35,9 meses. Sobre el precio de la vivienda, la consultora espera que en 2007 suba en torno al 4%, mientras que para el próximo año pronostica caídas de entre el 5 y el 8% en las capitales de provincia, si bien cree que la media nacional podría seguir subiendo. Muy diferente es el diagnóstico de Aguirre Newman para el mercado inmobiliario terciario (oficinas, comercial, logístico y hoteles), que ha experimentado en los últimos años un crecimiento "sólido y coherente" con la demanda. En lo que respecta a oficinas, uno de los mercados más dinámicos, la consultora espera que en 2008 la superficie alquilada disminuya entre el 10 y el 15% en Madrid y Barcelona (principales mercados) y que los precios se ajusten un 10% en las zonas más descentralizadas, mientras que en las zonas prime (áreas céntricas y de negocios) se mantendrán estables.