La aerolínea de bandera rusa Aeroflot recortará a finales de año 2.215 puestos de su plantilla, un 14% de los 15.000 trabajadores que la integran, y estudiará ampliar hasta 6.000 los despidos si el tráfico de pasajeros continúa cayendo en los próximos seis meses.