El grupo de Floretino Pérez busca revocar los cambios de los estatutos de la eléctrica y el veto a su entrada en el consejo.
El juzgado de lo Mercantil número 2 de Bilbao ha admitido a trámite la demanda de impugnación presentada por ACS, a través de la sociedad Residencial Monte Carmelo, de los algunos de los acuerdos adoptados en la última Junta General de accionistas de Iberdrola, en la que se le volvió a negar la presencia en el consejo de la eléctrica.

La constructora había pedido que se declararan "nulos de pleno derecho" varios acuerdos adoptados en la junta de accionistas de la compañía eléctrica vasca celebrada el 27 de mayo, relativos a sus estatutos sociales y que dejaban a ACS fuera del consejo de Iberdrola.

El juzgado se declara competente en el procedimiento iniciado por ACS y establece que a partir de la comunicación del auto, la eléctrica tiene veinte días para pronunciarse sobre la demanda, que se sustanciará por los cauces de juicio ordinario.