La constructora española ACS está negociando con el empresario ruso Oleg Deripaska, uno de los máximos accionistas de la alemana Hochtief, las obras de los Juegos Olímpicos de 2014 y la privatización de varios aeropuertos, según publica el diario Expansión. Oleg Deripaska, que controla el conglomerado industrial y financiero Basic Element (Basel), compró el 10% de Hochtief tras la entrada de ACS en el capital y pretende que la constructora alemana desarrolle varios proyectos de relevancia en Rusia durante los próximos años, que pueden suponer inversiones por unos 9.000 millones de euros.