El grupo constructor y de servicios ACS confirmó hoy su entrada en el capital de Iberdrola con un paquete inicial del 6,31%, a 37 euros por acción, aunque precisó que todavía no ha tomado "decisión alguna para promover la fusión" entre esta eléctrica y Unión Fenosa, donde supera el 35%.
La entrada del grupo presidido por Florentino Pérez fue acogida positivamente por Iberdrola, que valoró la incorporación de un accionista que tiene "vocación de permanencia" y que será el segundo más importante, por detrás del banco depositario Chase Nominees. Con la operación, de carácter financiero y estable, y realizada, según la constructora, con el conocimiento de Iberdrola, ACS reafirma su apuesta por el sector energético y, más concretamente, por una "empresa líder", con una gestión encabezada por un presidente de "calidad reconocida". Al tratarse de una operación, en principio, financiera, el grupo constructor no tiene intención de pedir representación en el consejo de Iberdrola, lo que le permitirá mantener su presencia en una competidora, como es Unión Fenosa, y allana el terreno para que promueva un gran "campeón nacional" en el sector energético.